VOLVER pagina principal

quiero ver mas:

 
ARMAS PROHIBIDAS
ARTICULO 4. 1.clasifica las armas prohibidas
prohibición tenencia de armas
QUE DICE LA LEY SOBRE LAS ARMAS -QUE ARMAS SON PROHIBIDOS SEGUN ELLA

ARTICULO 5. 1.
publicidad,compraventa,tenencia y uso

ARMAS DE GUERRA
ARTICULO 6. 1.descripción de las armas de GUERRA
QUE SE ENTIENDE POR ARMA DE GUERRA Y EN QUE SITUACIÓN SE PUEDE USAR

ARTICULO 28 marcas - de las armas de fuego
-numeración
-fabricantes de fuego
armas que fabriquen para suministros a Gobiernos extranjeros.

RÉGIMEN SANCIONADOR
ARTICULO 155.INFRACCIONES MUY GRAVE
SI NO CUMPLIMOS LAS LEYES -QUE CASTIGO NOS PUEDE CAER ARTICULO 156.
infracciones graves, y
sancionadas:
ARTICULO 157. infracciones leves y
sancionadas:
SANCIÓNES MUY GRAVES,GRAVES ,LEVES ARTICULO 158. La retirada de las armas,licencias
ARTICULO 159. La competencia para imponer las sanciones
SUSPENCIÓNES,RETIRACIÓNES ETC ARTICULO 160. Las infracciones cometidas por los miembros de las Fuerzas Armadas
  ARTICULO 161. infracciones penales
  ARTICULO 162. suspensión autorizaciones de las fábricas, locales o establecimientos
  ARTICULO 163 las autoridades sancionadoras
  ARTICULO 164 Protección de la Seguridad Ciudadana
ARMAS DEPOSITADAS Y DECOMISADAS
ARTICULO 165.Al cesar en la habilitación para la tenencia legal de las armas
  ARTICULO 166. depositar
  Armas prohibidas  
  ARTICULO 4. 1. Se prohibe la fabricación, importación, circulación, publicidad,compraventa, tenencia y uso de las siguientes armas o de sus imitaciones:
a) Las armas de fuego que sean resultado de modificar sustancialmente las características de fabricación u origen de otras armas, sin la reglamentaria autorización de modelo o prototipo.
b) Las armas largas que contengan dispositivos especiales, en su culata o mecanismos,
para alojar pistolas u otras armas.
c) Las pistolas y revólveres que lleven adaptado un culatín.
d) Las armas de fuego para alojar o alojadas en el interior de bastones u otros objetos.
e) Las armas de fuego simuladas bajo apariencia de cualquier otro objeto.
f) Los bastones-estoque, los puñales de cualquier clase y las navajas llamadas automáticas. Se considerarán puñales a estos efectos las armas blancas de hoja menor de 11 centímetros, de dos filos y puntiaguda.
g) Las armas de fuego, de aire u otro gas comprimido, reales o simuladas, combinadas con armas blancas.
h) Las defensas de alambre o plomo; los rompecabezas; las llaves de pugilato, con o sin púas; los tiragomas y cerbatanas perfeccionados; los munchacos y xiriquetes, así como cualesquiera otros instrumentos especialmente peligrosos para la integridad física de las
personas.
No se considerará prohibida la tenencia de las armas relacionadas en el presente artículo por los museos, coleccionistas u organismos a que se refiere el artículo 107, con los requisitos y condiciones determinados en él.
2. Queda prohibida la tenencia, salvo en el propio domicilio como objeto de adorno o de coleccionismo, con arreglo a lo dispuesto en el apartado b) del artículo 107 de este Reglamento,
de imitaciones de armas de fuego que por sus características externas puedan inducir a confusión sobre su auténtica naturaleza, aunque no puedan ser transformadas en armas de fuego.
Se exceptúan de la prohibición aquellas cuyos modelos hayan sido aprobados previamente por la Dirección General de la Guardia Civil, con arreglo a la normativa dictada por el Ministerio del Interior.
3. Queda prohibido el uso por particulares de cuchillos, machetes y demás armas blancas que formen parte de armamentos debidamente aprobados por autoridades u organismos competentes. Su venta requerirá la presentación y anotación del documento acreditativo del cargo o condición de las personas con derecho al uso de dichos armamentos.
También se prohibe la comercialización, publicidad, compraventa, tenencia y uso de las navajas no automáticas cuya hoja exceda de 11 centímetros, medidos desde el reborde o tope del mango hasta el extremo.
No se considerarán comprendidas en las prohibiciones anteriores, la fabricación y comercialización con intervención de la Guardia Civil, en la forma prevenida en los artículos 12.2 y 106 de este Reglamento, la compraventa y la tenencia exclusivamente en el propio domicilio, con
fines de ornato y coleccionismo, de las navajas no automáticas cuya hoja exceda de 11centímetros.


 

ARTICULO 5. 1.

Queda prohibida la publicidad, compraventa, tenencia y uso, salvo por
funcionarios especialmente habilitados, y de acuerdo con lo que dispongan las respectivas normas reglamentarias de:
a) Las armas semiautomáticas de las categorías 2..2 y 3..2, cuya capacidad de carga sea superior a cinco cartuchos, incluido el alojado en la recámara, o cuya culata sea plegable o eliminable.
b) Los sprays de defensa personal y todas aquellas armas que despidan gases o aerosoles, así como cualquier dispositivo que comprenda mecanismos capaces de proyectar sustancialmente estupefacientes, tóxicas o corrosivas.
De lo dispuesto en el presente apartado se exceptúan los sprays de defensa personal que,en virtud de la correspondiente aprobación del Ministerio de Sanidad y Consumo, previo informe de la Comisión Interministerial Permanente de Armas y Explosivos, se consideren permitidos, en cuyo caso podrán venderse en las armerías a personas que acrediten su mayoría de edad mediante la presentación del documento nacional de identidad, pasaporte, autorización o tarjeta de residencia.
c) Las defensas eléctricas, de goma, tonfas o similares.
d) Los silenciadores aplicables a armas de fuego.
e) La cartuchería con balas perforantes, explosivas o incendiarias, así como los proyectiles
correspondientes.
f) Las municiones para pistolas y revólveres con proyectiles dum-dum o de punta hueca,
así como los propios proyectiles.
g) Las armas de fuego largas de cañones recortados.

 

 


Armas de guerra

 
  ARTICULO 6. 1. Se consideran armas de guerra, quedando en consecuencia prohibidos su
adquisición, tenencia y uso por particulares:
a) Armas de fuego o sistemas de armas de fuego de calibre igual o superior a 20 milímetros.
b) Armas de fuego o sistemas de armas de fuego de calibre inferior a 20 milímetros, cuyos calibres sean considerados por el Ministerio de Defensa como de guerra.
c) Armas de fuego automáticas.
d) Las municiones para las armas indicadas en los apartados a) y b).
e) Los conjuntos, subconjuntos y piezas fundamentales de las armas y municiones indicadas en los apartados a) a d), así como, en su caso, sus sistemas entrenadores o
subcalibres.

f) Bombas de aviación, misiles, cohetes, torpedos, minas, granadas, así como sus
subconjuntos y piezas fundamentales.
g) Las no incluidas en los apartados anteriores y que se consideren como de guerra por el Ministerio de Defensa.
Corresponde al Gobierno, a propuesta conjunta de los Ministerios de Defensa y del
Interior, determinar las armas comprendidas en este artículo que pueden ser utilizadas como
dotación de los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

ARTICULO 28. 1. Todas las armas de fuego tendrán las marcas de fábrica correspondientes, la numeración correlativa por tipo de armas y el punzonado reglamentario de un
banco oficial de pruebas español o reconocido por España. También llevarán numeración correlativa las armas de las categorías 3..3, 4. y 7. 1, 2 y 3.
2. La numeración de fábrica será compuesta, y deberá constar en todo caso de las siguientes partes:
a) Número asignado a cada fábrica por la Intervención Central de Armas y Explosivos.
b) Número correspondiente al tipo del arma de que se trate.
c) Número secuencial de cada arma fabricada, comenzando cada año en el número 1.
d) Las dos últimas cifras del año de fabricación.
Las partes reseñadas podrán constituir un número único o dos números, en los que se
integren, respectivamente, las dos primeras y las dos últimas partes enumeradas.
3. Los fabricantes de armas de fuego que tengan contratos con órganos del Estado numerarán independientemente los armazones objeto de los mismos, poniendo en cada arma, en vez de la numeración a que se refiere el apartado anterior, la contraseña propia del órgano a que vaya destinado. Estas contraseñas serán:
a) Para el Ejército de Tierra: E.T. y numeración correlativa.
b) Para la Armada: F.N. y numeración correlativa.
c) Para el Ejército del Aire: E.A. y numeración correlativa.
d) Para los Cuerpos comunes de las Fuerzas Armadas: M.D. y numeración correlativa.
e) Para la Guardia Civil: G.C. y numeración correlativa.
f) Para el Cuerpo Nacional de Policía: C.N.P. y numeración correlativa.
g) Para el Servicio de Vigilancia Aduanera: S.V.A. y numeración correlativa.
h) Para los Cuerpos de Policía de las Comunidades Autónomas: La letra de identificación
correspondiente y numeración correlativa.
4. También podrán numerar independientemente las armas que fabriquen para suministros a Gobiernos extranjeros. La Guardia Civil verificará la existencia de los correspondientes contratos
y controlará las numeraciones especiales.
 
Régimen sancionador ---(o que castigo hay por no cumplir )
ARTICULO 155. Si no constituyeren delitos, serán consideradas infracciones muy graves por la entidad del riesgo producido y sancionadas:
a) La fabricación, reparación, almacenamiento y comercio:
1. De armas de fuego prohibidas o de armas de guerra sin la adecuada habilitación, con
multa de cinco millones de pesetas a cien millones de pesetas, incautación de las armas y de los
instrumentos o efectos utilizados para la comisión de la infracción y clausura de las fábricas,
locales o establecimientos, desde seis meses y un día hasta dos años de duración.
2. De armas de fuego de defensa personal, de armas largas rayadas, de armas de
vigilancia y guardería y de armas largas de ánima lisa, sin la pertinente autorización, con multas
de cinco millones a cincuenta millones de pesetas, incautación de las armas, de los instrumentos
o efectos utilizados para la comisión de la infracción, y clausura de las fábricas, locales o
establecimientos, desde seis meses y un día hasta un año de duración.
b) El uso de armas de fuego prohibidas, con multa de cinco a diez millones de pesetas e
incautación de las armas utilizadas y de sus municiones.
c) El uso de armas de fuego cortas, careciendo de la licencia, autorización especial o de la
guía de pertenencia, con multa de cinco a diez millones de pesetas e incautación de las armas
utilizadas y de sus municiones.
d) La omisión, insuficiencia o ineficacia de las medidas o precauciones obligatorias para
garantizar la seguridad en las fases de fabricación, reparación, almacenamiento, distribución y
comercio, de armas de defensa personal, de armas de vigilancia y guardería o de armas largas
rayadas, con multa de cinco a cincuenta millones de pesetas, conjunta o alternativamente con
suspensión temporal de las autorizaciones, desde seis meses y un día hasta un año de duración.
Si como consecuencia de la infracción se hubiera producido pérdida, sustracción o robo de
armas, además de la multa, se impondrá la clausura de las fábricas, locales o establecimientos,
desde seis meses y un día hasta dos años de duración.
ARTICULO 156. Si no constituyeren delito, serán consideradas infracciones graves, y
sancionadas:

a) Cuando se trate de armas blancas, de aire comprimido o de las demás comprendidas en
las categorías 4. a 7. del presente Reglamento, la fabricación, reparación, almacenamiento,
distribución y comercio de armas prohibidas o de armas reglamentadas sin autorización, con
multas de cincuenta mil una a cinco millones de pesetas, clausura de las fábricas, locales y
establecimientos de hasta seis meses de duración e incautación de los instrumentos o efectos
utilizados para la comisión de la infracción.
b) La omisión, insuficiencia o ineficacia de las medidas o precauciones obligatorias para
garantizar la seguridad en las fases de fabricación, reparación, almacenamiento, circulación y
comercio de armas largas de ánima lisa o de otras armas cuya tenencia requiera licencia E, con
multa de cincuenta mil una a cinco millones de pesetas. Si como consecuencia de la infracción
se hubiera producido pérdida, sustracción o robo de armas, además de la multa, se impondrá la
clausura de las fábricas, locales o establecimientos de hasta seis meses de duración.
c) La omisión, insuficiencia o ineficacia de las medidas o precauciones obligatorias para
garantizar la seguridad de las armas que posean los particulares, en los domicilios o lugares de
uso, o en circulación, si es de armas de defensa personal, de armas de vigilancia y guardería o
de armas largas rayadas, con multa de cincuenta mil una a quinientas mil pesetas. Si como
consecuencia de la infracción se hubiera producido pérdida, sustracción o robo de las armas, las
sanciones serán de hasta un millón de pesetas y retirada de las licencias o permisos
correspondientes a aquéllas, de hasta seis meses de duración.
d) La omisión, insuficiencia o ineficacia de las medidas o precauciones obligatorias para
garantizar la seguridad de las armas en los domicilios o lugares de uso, o en circulación, con
multa de cincuenta mil una a doscientas cincuenta mil pesetas, si se trata de armas largas de
ánima lisa, y con multa de hasta quinientas mil pesetas, si como consecuencia se hubiera
producido pérdida, sustracción o robo de las armas.
e) El impedimento o la omisión de la colaboración obligatoria para la realización de los
controles o inspecciones prevenidos sobre la fabricación, reparación, almacenamiento,
distribución, comercio, tenencia y utilización, con multa de cincuenta mil una a cinco millones de
pesetas, conjunta o alternativamente con suspensión temporal de hasta seis meses de duración,
si se trata de armas de defensa personal, de armas de vigilancia y guardería, de armas largas
rayadas o de armas largas de ánima lisa.
f) La adquisición, tenencia, cesión o enajenación de armas por particulares, sin tener las
autorizaciones o licencias prevenidas al efecto o la alegación de datos o circunstancias falsos
para su obtención, con multa de cincuenta mil una a doscientas mil pesetas, si se trata de armas
de defensa personal, de armas de vigilancia y guardería, de armas largas rayadas o de armas de ánima lisa
g) El uso de cualesquiera clase de armas de fuego reglamentadas no incluidas en los
apartados b) y c) del artículo 155, careciendo de la licencia, autorización o de la guía de
pertenencia, con multas de cincuenta mil una a cien mil pesetas e incautación de las armas.
h) El uso de cualesquiera clase de armas de fuego reglamentarias, con omisión o
insuficiencia de las medidas o precauciones obligatorias para garantizar la seguridad de las
personas y de las cosas, con multas de cincuenta mil una a un millón de pesetas y retirada de
las armas y municiones objeto de la infracción, así como de las licencias y guías de pertenencia
correspondientes a las mismas, desde seis meses y un día hasta dos años de duración.
i) Portar armas de fuego o de cualesquiera otra clase en establecimientos públicos y
lugares de reunión, concentración, recreo o esparcimiento, salvo en los lugares habilitados para
su uso, con multas de cincuenta mil una a setenta y cinco mil pesetas, incautación de las armas
y, en su caso, retirada de las licencias o permisos correspondientes.
j) Utilizar armas de fuego o de cualesquiera otra clase, sin adoptar las medidas o
precauciones necesarias para no causar peligro, daños, perjuicios o molestias a terceras
personas o a sus bienes, o contraviniendo las prohibiciones establecidas en el artículo 146 de
este Reglamento, con multas de cincuenta mil una a cien mil pesetas, incautación de las armas
y, en su caso, retirada de las licencias o autorizaciones correspondientes.
ARTICULO 157. Si no constituyeren delito, serán consideradas infracciones leves y
sancionadas:

a) Las tipificadas en los apartados b) a f) del artículo anterior, referidas a armas blancas, de
aire comprimido, o las demás comprendidas en las categorías 4. a 7., con multas de hasta
cincuenta mil pesetas.
b) La omisión de las revistas, de los depósitos o de la exhibición de las armas a los
agentes de la autoridad, cuando sean obligatorios:
1. Con multa de hasta cincuenta mil pesetas y retirada de las armas, cuando se trate de
armas de las categorías 1. y 2.
2. Con multa de hasta veinticinco mil pesetas y retirada de las armas, cuando se trate de
las restantes armas sometidas a revista.
c) El incumplimiento de la obligación de dar cuenta a la Guardia Civil de la pérdida,
destrucción, robo o sustracción de las armas:
1. Con multa de hasta cincuenta mil pesetas y retirada de la licencia correspondiente,
cuando se trate de armas que la precisen.
2. Con multas de hasta veinticinco mil pesetas, cuando se trate de armas que no precisen
licencia.
d) El incumplimiento de la obligación de dar cuenta a la Guardia Civil de la pérdida,
destrucción, robo o sustracción de las licencias o guías de pertenencia, con multa de hasta
veinticinco mil pesetas y retirada de las armas.
e) La omisión de cualquiera otra clase de información o de las declaraciones que sean
obligatorias:
1. Con multa de hasta cincuenta mil pesetas, cuando se trate de armeros profesionales.
2. Con multa de hasta veinticinco mil pesetas, cuando se trate de particulares.
f) Las demás contravenciones del presente Reglamento no tipificadas como infracciones
muy graves o graves, con multas de hasta cincuenta mil pesetas, conjunta o alternativamente con
incautación de los instrumentos o efectos utilizados o retirada de las armas o de sus
documentaciones.
ARTICULO 158.
1. La retirada de las armas implica la desposesión de las mismas y la prohibición de la adquisición y tenencia de otras durante el plazo que se determine, que no podrá exceder de dos años.
2. La retirada de las licencias o autorizaciones especiales supone la revocación de los
mismos; constituirá impedimento para su renovación durante el tiempo, no superior a dos años,
por el que hubiere sido impuesta, e implicará el depósito obligatorio de las mismas.
3. Tanto la retirada de las armas como la de las licencias o autorizaciones especiales será
comunicada por la autoridad sancionadora al Registro Central de Guías y de Licencias, y se
anotará en su caso en la Tarjeta Europea de Armas de Fuego.
ARTICULO 159. 1. La competencia para imponer las sanciones determinadas en los
artículos anteriores será ejercida por los órganos a los que se la atribuye el artículo 29 de la Ley Orgánica 1/1992, de 21 de febrero, sobre Protección de la Seguridad Ciudadana, correspondiendo a los Gobernadores civiles y Delegados del Gobierno en Ceuta y en Melilla la competencia con carácter general para la imposición de sanciones por infracciones graves y leves, y a los Alcaldes para la sanción de infracciones leves relacionadas con la aplicación de los artículos 105 y 149.5 de este Reglamento.
2. En materia de fabricación, reparación, almacenamiento, distribución, circulación y
comercio, será competente para la imposición de sanciones por infracciones muy graves la Dirección de la Seguridad del Estado, a propuesta de la Dirección General de la Guardia Civil, y la propia Dirección General para imponer sanciones por infracciones graves o leves.
ARTICULO 160. Las infracciones cometidas por los miembros de las Fuerzas Armadas,
de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y de los Cuerpos de Policía de las
Comunidades Autónomas y de las Entidades locales, en relación con la tenencia y uso de armas en el ejercicio de sus funciones, serán sancionadas por las autoridades a las que corresponda la competencia con arreglo a lo dispuesto en los respectivos regímenes disciplinarios.
ARTICULO 161. Cuando de las actuaciones practicadas para sustanciar las infracciones
de este Reglamento se deduzca que los hechos pueden ser calificados de infracciones penales,se remitirán al Ministerio Fiscal los antecedentes necesarios, ateniéndose los órganos instructores de dichas actuaciones a lo dispuesto en los artículos 32 y 34 de la Ley Orgánica 1/1992, de 21 de febrero, sobre Protección de la Seguridad Ciudadana.
ARTICULO 162. No se podrán imponer las sanciones de suspensión temporal de las
autorizaciones de las fábricas, locales o establecimientos ni las de clausura de los mismos, sin previa consulta del Ministerio de Defensa, si se trata de armas de guerra y del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, en otro caso.
ARTICULO 163. De conformidad con lo dispuesto en el artículo 30 de la Ley Orgánica
1/1992, de 21 de febrero, sobre Protección de la Seguridad Ciudadana, para graduar la cuantía de las multas y la duración de las sanciones temporales, dentro de los límites establecidos en el presente Reglamento para cada supuesto, las autoridades sancionadoras se atendrán a la gravedad de las infracciones, a la cuantía del perjuicio causado, a su posible trascendencia para la prevención, mantenimiento o restablecimiento de la seguridad ciudadana y al grado de culpabilidad, reincidencia y capacidad económica del infractor.
ARTICULO 164. A efectos de cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 36 de la Ley
Orgánica 1/1992, de 21 de febrero, sobre Protección de la Seguridad Ciudadana, sobre adopción de medidas cautelares, se tendrán en cuenta las prescripciones siguientes:
1. Los depósitos de las armas se efectuarán, tan pronto como sea posible, en una
Intervención de Armas de la Guardia Civil.
2. Cuando se hayan adoptado las medidas cautelares de suspensión o clausura preventiva de fábricas, locales o establecimientos, de suspensión parcial o total de actividades de los establecimientos, o de retirada preventiva de autorizaciones, el procedimiento sancionador será instruido de acuerdo con lo previsto en la normativa vigente en materia de procedimiento administrativo.
3. En el caso de que sea previsible que solamente se podrán imponer sanciones
pecuniarias, no se podrán adoptar las medidas cautelares de suspensión o clausura de fábricas,locales o establecimientos, de suspensión parcial o total de actividades, ni de retirada preventiva
de autorizaciones.

ARMAS DEPOSITADAS Y DECOMISADAS
ARTICULO 165. 1. Al cesar en la habilitación para la tenencia legal de las armas, el
interesado deberá depositarlas inmediatamente, con las correspondientes guías de pertenencia:
a) Si se trata de armas de propiedad particular amparadas por licencias A, en los locales que determine el Ministerio de Defensa, en los servicios de armamento de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad o en la correspondiente Intervención de Armas de la Guardia Civil, cuando los Cuerpos carezcan de servicio de armamento.
b) Si se trata de armas amparadas por cualquier otro tipo de licencia o permiso, en la
Intervención de Armas de la Guardia Civil que corresponda.
2. En los supuestos a que se refiere el apartado anterior, se procederá en la forma siguiente:
a) El interesado podrá enajenar las armas a personas provistas de la licencia o permiso
correspondiente, con las mismas formalidades que si fueran nuevas, o proceder a su inutilización,
obteniendo el correspondiente certificado de inutilización. Si ha sido titular de licencia A, también
podrá conservar la posesión del arma sin inutilizar, proveyéndose de otro tipo adecuado de
licencia, cuando así lo permita el presente Reglamento.
b) En caso contrario, pasado el plazo de un año, podrán ser enajenadas las armas por las
Comandancias de la Guardia Civil o servicios de armamento de los Cuerpos o Unidades, en
pública subasta, entregándose su importe al interesado o ingresándolo a su disposición en la
Caja General de Depósitos.
El plazo será de dos años en los supuestos previstos en el apartado 1 del artículo 126,
excepto cuando se produzca la extinción de las empresas u organismos titulares o el cese de los
mismos en la realización de servicios de custodia y vigilancia, en cuyo caso el plazo será
también de un año, a contar desde la fecha de su depósito.
3. En los supuestos de fallecimiento del titular, se estará en cuanto a plazos a lo dispuesto
en el artículo 93.

ARTICULO 166.
1. Toda autoridad o agente de la misma que, en uso de sus facultades,
decomise o intervenga armas de fuego, deberá dar cuenta a la Guardia Civil, depositándolas en la Intervención de Armas correspondiente.
2. En los supuestos en que se trate de armas de guerra o de la categoría 1., o en que el elevado número de aquéllas lo aconseje, serán depositadas en los locales del Ministerio de Defensa que éste determine.
3. Si las armas han de ser enviadas a Tribunales o Juzgados, mientras permanezcan a
disposición de los expresados órganos judiciales quedarán depositadas en sus locales, debiendo ser remitidas a las Intervenciones de Armas, una vez que hayan surtido sus efectos en los procedimientos respectivos, las cuales les darán el destino legal que corresponda.
4. No obstante lo dispuesto en el apartado anterior, si los Juzgados y Tribunales estimasen que no pueden ser custodiadas las armas en sus locales con las debidas condiciones de seguridad, podrán remitirlas bajo recibo a la Intervención de Armas de la Guardia Civil, donde permanecerán a disposición de aquéllos hasta que surtan sus efectos en los correspondientes procedimientos.
Disposición transitoria primera.